Món Petit (2012)

Optimismo radical


Hay un salto al vacío, desde el aire. Y, a partir de aquí, un documental de Marcel Barrena sobre la vitalidad anárquica de Albert Casals: un chico de veinte años que, con su silla de ruedas ―el tratamiento a su leucemia de pequeño le debilitó las piernas― y veinte euros en el bolsillo, se dedica a viajar por todo el mundo. Ni más ni menos.

¿Cómo es posible?, nos preguntamos. Así: “Se trata de pensar lo que realmente quieres hacer y hacerlo. Si es viajar, viajas. Y si no, pues no viajes. Es simple en verdad la vida”. Así lo resume Albert Casals y así es su filosofía de vida. Y así el documental-diario personal Món Petit (2012), algo pequeño, sencillo, pero con un envoltorio tan cuidado como auténtico gracias a una buena premisa: Barrena no graba, no interviene. Aquí los protagonistas son Albert y Anna Socías, su novia ―su compañera en el viaje desde su Barcelona natal hasta East Cape, en Nueva Zelanda, el punto más alejado de su casa―, que cámara digital en mano graban ―siempre que pueden― su trayecto. El documental nace y se organiza más que nunca en el montaje: junto a las imágenes de su vuelta al mundo, se intercalan fragmentos del pasado (el porqué de su leucemia), con vídeos domésticos de su infancia, y fragmentos del presente (¿por qué Albert vive así?), con entrevistas a la pareja, a familiares y a amigos, el único punto del film donde aparece la cámara del director. De fondo, una exquisita banda sonora a cargo de Pau Vallvé, con temas de su trabajo 2010 (2010) más uno expreso para la ocasión, que acentúa el espíritu libre de la película. Y poco más: sencillez sobre ruedas. En este sentido Món Petit recuerda al documental Endless Road (2011), de Juan Rayos, donde también se vuelca una filosofía de vida a través de un recorrido espacial con cámara digital, en un vaivén entre imágenes bellas y entrevistas. Entonces el vehículo no era una silla de ruedas, sino unos longboards manejados por varias chicas, pero ambos documentales tienen la virtud de crear a través del espacio y de una puesta en escena inmediata y natural una sensación de realidad constante.

Hay un salto al vacío, el mismo del principio, desde el SkyTower de Auckland. Y se completa el recorrido circular, de una punta a la otra del planeta, con una silla de ruedas, veinte euros y un protagonista que con su sonrisa permanente y su descaro puntual hace que el mundo (le) resulte cada vez más pequeño.




Título original
.......................................
Món Petit

País y año
.......................................
España, 2012

Duración
.......................................
83 m. C.



Dirección
.......................................
Marcel Barrena

Guión
.......................................
Marcel Barrena, Adrià Cuatrecases, Víctor Correal

Fotografía
.......................................
Albert Serradó, Víctor Torija

Montaje
.......................................
Domi Parra, Marcel Barrena

Música
.......................................
Pau Vallvé

Reparto
.......................................
Albert Casals, Anna Socías

2 comentarios:

  1. Esta peli es una obra maestra. Pero el director sí que interviene, en cada plano, en cada frame.
    Que no esté él en cada set no quiere decir que no intervenga. Jamás ha habido un documental con mayor intervención. Quien conozca a Albert lo sabrá al momento. Además el material rodado por Albert y Anna es un 55% del metraje.
    Hay que verla.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alguien a quien tengo en cuenta me comentó lo mismo respecto a la intervención. Estoy de acuerdo en que interviene en cada plano y en cada imagen, pero no en la grabación de esas imágenes. Ahí es donde sigo teniendo mis dudas. Quizá mi error haya sido trabajar con "grabación" e "intervención" como sinónimos. Dicho de otro modo:

      Si las imágenes rodadas del viaje (la elección del qué se graba) son de Albert y de Anna y no del director, ¿cómo se puede afirmar que la intervención de Barrena también se encuentra en la grabación del viaje? Ahí es donde yo digo que no interviene puesto que no graba. Insisto: no interviene en la grabación del viaje, en el material al cual se le ha puesto una mirada, por mucho que después él seleccione. No lo entiendo de otro modo. Y donde ya sí que interviene es en el montaje, donde organiza y selecciona todo su material -las entrevistas, los vídeos de archivo- y el de Albert y Anna -los vídeos del viaje-.

      (Otra consideración sería si Barrena hubiera dado directrices exactas de lo que quería que la pareja grabase. Entonces no grabaría físicamente, pero sí que lo consideraría sujeto de la grabación, claro está. Y es más, puede que los tiros vayan más bien por aquí, porque lo más probable es que se trabaje con una planificación).

      Que sea una obra maestra y que no haya un documental con mayor intervención, son cuestiones bastante más subjetivas. Y conocer o no a Albert forma parte de la realidad y no de la ficción.

      Gracias por tu comentario. Y sí, desde filmfilia también la recomendamos.

      Un saludo!

      Eliminar